+34 651 820 419 marketing@redesmk.com horario redes 09:00h. - 19:00h.

La normalización del control por voz está suponiendo una revolución en nuestra forma de relacionarlos con Internet. Esta maravillosa función, destinada a crear una interacción fluida entre el usuario y la máquina, existe desde el comienzo de los smartphone. Sin embargo, gran parte de lo que tenemos ahora se lo debemos a Siri y sus creadores. En 2011, la asistente virtual ya aprendía, interpretaba y razonaba las palabras, toda una revolución para aquella época. Entre otras cosas, era capaz de dar recomendaciones o realizar compras por su cuenta con solo una petición verbal del usuario.

Desde entonces, otras tantas compañías han volcado grandes cantidades de recursos en ponerse al día con los asistentes personales. Así, en 2014, Amazon Alexa; en 2015, Cortana para Windows Phone, y en 2017 nacía, Bixby para Samsung y Google Assistant. Hoy, casi todas estas herramientas han diversificado en sistemas operativos y plataformas, y presentan comandos cada vez más increíbles. Sobre todo, en relación a las búsquedas por voz.

Las ventajas de esta función para el usuario medio son evidentes: el ritmo vertiginoso de nuestra era nos hace buscar alternativas rápidas porque odiamos “perder tiempo” en labores “insustanciales”. Es la cultura de la inmediatez, donde buscamos tenerlo todo ya. Al igual que consumimos más comidas preparadas para cocinar menos, la escritura decae a medida que las aplicaciones se adaptan mejor a nuestra comunicación verbal. Además, la navegación por voz supone un alivio para esas personas que han llegado tarde a la revolución digital y se pierden ante un teclado en pantalla.

Un estudio lanzado por Comscore a principios de 2017 dejaba clara la tendencia: si esta modalidad de búsqueda supuso 2016 un 20% del total en smartphone, es previsible que crezca hasta el 50% en 2020. Ante este panorama, las empresas deben acometer un nuevo proceso de renovación en su estrategia digital. No es que el SEO viejo haya muerto pero deberá convivir con una nueva modalidad orientada a las particularidades de lo verbal, y será la que mande.

Cómo preparar tu SEO para las búsquedas por voz

¿Conoces las palabras clave de cola larga? Llamamos así los términos concretos para encontrar productos específicos. Hasta este momento han resultado ser más competitivas que las palabras clave genéricas (p.ej: “comprar deportivas”), ya que las búsquedas detalladas están al orden del día entre los usuarios (p.ej: “comprar deportivas para running en Alicante”) y todavía hay pocas empresas intentando posicionarse con ellas. Por tanto, es más probable que llegues a tu público objetivo. Con las búsquedas por voz serán imprescindibles.

También deberás adaptarte a las preguntas frecuentes (qué, cómo, quién, cuándo, dónde y por qué) que suele hacerse el usuario a la hora de buscar información. Usa frases lineales, sencillas. Si tu negocio gira en torno a la repostería, plantéate utilizar titulares tipo: “¿Cómo hacemos la masa de mona?” o “¿Qué son los huesos de santo?”. Otra formulación muy extendida es “formas de” o “maneras de”, ¡no la pierdas de vista!

Responder a las cuestiones mencionadas también te acercará a los codiciados “featured snippets” o “resultados cero” de Google. Estos se encuentran siempre al inicio de la primera página de resultados, destacando la respuesta más útil de entre sus webs indexadas. Pueden ser de texto (párrafo, lista, tabla…), imagen, vídeo o mixtas. Para Google, las descripciones de todos los elementos cuentan en la misma medida.

En cuarto lugar, has de conocer bien a tu público objetivo. Características como la edad, los gustos personales y el nivel cultural determinan cómo se expresan las personas a la hora de hablar. Por ello es de suma importancia que tus términos de posicionamiento coincidan con tu cliente ideal. ¿Crees que a Mr. Wonderful o Charuca les pegaría un “kawaii” para identificar sus artículos de papelería?

Asimismo, optimiza toda esa información que permitirá al usuario tenerte localizado. Asegúrate de mostrar dónde te encuentras, a que número pueden llamarte para resolver dudas, en qué horario, si atiendes a domicilio, etc. ¡Y no te centres solo en la web! Procura tener completa tu ficha de empresa en Google.

Por otra parte, facilita a los robots del buscador la identificación de esos datos en tu web creando esquemas en el código HTML. Para ello puedes utilizar la herramienta Schema.org, que ya cuenta con etiquetas estándar para varios tipos de item: nombres, fechas, direcciones postales, número de teléfono, etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies