+34 651 820 419 marketing@redesmk.com horario redes 09:00h. - 19:00h.

En numerosas ocasiones mis clientes me han preguntado acerca de las redes sociales, sobre si es conveniente o no que las utilicen para darse a conocer o vender más, y cuáles son las mejores, mi respuesta siempre es la misma: -Depende.

, depende de muchos factores, de cuál es el objetivo que la empresa se haya marcado, si existe una estrategia y un plan de ejecución del mismo, y si se han identificado las mejores redes para su consecución.

Desde luego, obvio el hecho de que dicho trabajo no sea ejecutado por un verdadero profesional, en cuyo caso, mi consejo es que, es mejor no transmitir nada, que dejar la reputación de tu empresa en manos de un pseudo-profesional, o como nosotros (en nuestro gremio) lo solemos llamar: el sobrinity manager.

Y es que los sobrinos, en su infinito amor e ignorancia a partes iguales puede llegar a hacer más daño que beneficio a la imagen de tu empresa, opinar de lo que no debe, dar los buenos días y las buenas noches, con lo que tus seguidores (al menos los de calidad) te dejarán en cero coma, y/o meter cualquier gazapo o falta de ortografía que hagan que tu negocio se convierta definitivamente al que tus clientes NUNCA contratarán los servicios o productos.  Y ésto, en algunos casos es muy difícil de reparar.  Saber abrir una cuenta en facebook para compartir la foto de la paella del domingo, no significa saber transmitir una idea a través de un diseño, ni tener conocimientos de neuromarketing, ni saber de estrategia de ventas o de analítica web.

Algunos de mis clientes me han expresado malestar por los comportamientos que observan en las redes, y son reacios a entrar en según qué plataformas, y estoy muy de acuerdo con ellos.  Personalmente llevo más de 12 años trabajando en marketing digital, y he experimentado todas sus fases.  Recuerdo la época en que apenas nadie tenía cuenta en facebook, los negocios podían tener una página de amigos, y no existía la publicidad de pago, en esos momentos cualquier campaña que poníamos en marcha era éxito casi instantáneo debido a la bajísima competencia empresarial.  Pero los tiempos y las redes han cambiado, hemos evolucionado a velocidad de vértigo.

Suelo explicar este hecho equiparándolo a la historia de las cadenas de televisión:  en un primer momento sólo existía la 1ª cadena y la segunda, y cualquier anuncio publicitario lo veían casi el 100% de sus espectadores, sin embargo, con el tiempo fueron apareciendo cadenas como Tele5, Antena3, Canal+ canales regionales… que empezaron a segmentar las audiencias, luego Cuatro y laSexta, dividiendo una y otra vez el público que podría ver los anuncios.

El público que es adepto a La2, normalmente no es el mismo que el de Tele5 y desde luego, si lo es en algún momento, no es simultáneamente, por lo que empiezan a entrar muchísimos factores a tener en cuenta al lanzar un mensaje publicitario (edades, educación, poder adquisitivo, …).  Pero es que ahora tenemos cientos de cadenas públicas, y existe Netflix, HBO, Amazon Prime, Youtube,… es inabarcable.  En el caso de las redes sociales a día de hoy es lo mismo.

En muchas ocasiones (la mayoría) ni siquiera los profesionales del marketing y redes sociales sabemos qué estrategia será la más indicada para atraer tráfico a los proyectos de nuestros clientes, pero sí contamos con los conocimientos técnicos para averiguarlo en el menor tiempo posible, a través del método científico: ENSAYO y ERROR.

A veces montamos una campaña que nos parece genial y no obtenemos el resultado deseado, por contra, en ocasiones lo más absurdo, o que creemos que no puede funcionar, es justo lo que da en el centro de la diana de nuestra audiencia y nos podemos encontrar con resultados realmente sorprendentes.

Podemos tener una idea de por dónde se mueve nuestro cliente ideal (que primero lo hemos identificado), disponemos de estadísticas y estudios, pero, igual que hace un pescador, pondremos cebos diferentes en distintas cañas, y cuando un cebo sea el que más peces nos trae, sacaremos los cebos con menos éxito y enfocaremos todos nuestros esfuerzos en el que ha funcionado, todo ésto a través de los datos que nos irán arrojando las herramientas de análisis.

El primer paso es identificar fehacientemente cuál es cliente ideal de tu empresa, para en segundo término averiguar dónde navega preferentemente: igual es un alto cargo de empresa que frecuenta Linkedin y twitter, o es un cliente particular que se pasa la vida en facebook o jugando al candy crush…    Porque no nos engañemos, navegar, navega, lo que no sabemos es dónde ni cuánto tiempo, al menos de momento, porque en cuanto nos ponemos a trabajar, sabremos de él datos demográficos de todo tipo.

En los últimos años ha habido una revolución sobre cómo buscamos bienes y servicios para contratarlos.  Antiguamente (hace sólo unos años) íbamos a las páginas amarillas, o nos fijábamos más en las vallas publicitarias o en los anuncios en periódicos escritos, pero no hay más que ver la triste realidad de periódicos que no cesan de reducir sus tiradas en papel para centrarse en sus versiones digitales.

Disponemos de estadísticas brutales, y es que, por ejemplo, cuando buscamos un servicio por el móvil del tipo: Desatasco 24h o divorcio exprés, acabamos contratándolo en más de un 75% de las ocasiones, ésto es una tasa de conversión brutal con respecto a otro tipo de búsquedas o de dispositivos: cuando la misma búsqueda la realizamos por el ordenador, la tasa baja muchísimo, porque no tenemos la misma urgencia o estamos curioseando a la competencia o mirando webs, o simplemente buscando información…

En segundo lugar se trata de trazar una completa estrategia basada en datos, para comprobar en cada momento si las inversiones que hacemos en las diferentes redes sociales que podamos elegir nos son rentables o no, y sí, ésto sí se puede saber de forma inmediata, para poder tomar las decisiones oportunas en cada momento, por ejemplo si nuestro objetivo es aumentar las ventas, pero nuestra meta puede ser otra como llevar visitas a nuestra web, cultivar cierta imagen de marca o realizar una estrategia de marketing de contenidos a fin de educar a nuestros posibles clientes.

A ésto es a lo que nos dedicamos los profesionales de las redes sociales, por un lado existe la figura del #SocialMediaManager, que es la persona que traza las diferentes estrategias y calendarios de publicación, y por otro el #CommunityManager, que es el encargado de ejecutar las mismas y que lidia día a día con las diferentes audiencias y competidores, en las distintas redes sociales.

Así que a la pregunta: ¿las redes sociales pueden ayudarme a vender más? Pues rotundamente SÍ, siempre que se realice de forma profesional y obedeciendo a un plan y a unos objetivos preestablecidos, ésto es lo que llamamos #Socialselling.

 

Si quieres más información, escríbenos y haremos lo posible por contestar tus dudas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies